Las madres son muy especiales y hay algo sobre ellas que creo que es incluso un poco mágico. Las madres no pueden ser más rápidas que una bala que acelera, o pueden saltar edificios altos de una sola vez, pero tienen otras habilidades que definitivamente las hacen mágicas.

1. Ellas siempre saben lo que necesitas
Una madre simplemente tienen una habilidad especial para estar tan sintonizadas con sus pequeños que saben lo que necesitan casi de manera intuitiva. Mientras que nadie más puede entender el llanto de un bebé, mamá lo hará.

2. Pueden sobrevivir con poco o nada de sueño
Los bebés no siempre “duermen como bebés” y muchas mamás permanecen despiertas quemando su vela hasta altas horas de la noche para lograr todo lo que se encuentra en sus listas de tareas, por lo que descansar bien no es una ocurrencia común de la maternidad o el embarazo.

3. Siempre están preparadas
¿Alguna vez has mirado en el bolso de mamá? Es algo impresionante, lleno de todos y cada uno de los suministros que pueda necesitar. Las madres tienen una habilidad mágica para planear con anticipación y siempre anticipando cada crisis antes de que tenga oportunidad de suceder.

4. Pueden hacer crecer a las personas
La capacidad de hacer crecer a una persona, un bebé hermoso, perfecto, ¡es una de las cosas más mágicas que hay!

5. Son increíbles multitarea
Las madres pueden hacer una llamada telefónica, amamantar a su bebé y cocinar la cena, todo al mismo tiempo. Pueden hacer malabarismos con cien cosas a la vez, una habilidad definitiva para la mamá mágica.

6. Ellas son los mejores artistas

¿Tienes un bebé gruñón o un bebé? Envíalos a una madre. Podrán animarlos en un abrir y cerrar de ojos con poco más que una canción y una sonrisa.

7. Sus abrazos pueden detener las lágrimas de un solo golpe
Las lágrimas no son rival para el abrazo mágico de una madre.

8. Ellas son las creadoras de momentos mágicos para los demás
Las salidas divertidas y las tradiciones familiares especiales a menudo son obra de las madres. Tienen una forma de convertir los momentos más cotidianos en pura magia.